Donald Trump a los indocumentados: “Solo les queda regresar a sus países, no habrá amnistía”

El mundo esperaba ver a la primera mujer en la presidencia de EE UU, después de tener a un presidente afroamericano.

Ocurrió lo inesperado. Los votantes eligieron a un demagogo, un hombre que ha reavivado algunas de las tradiciones más oscuras del país, que ha colocado en el centro del discurso político el insulto y la descalificación, un admirador de Vladímir Putin que amaga con reformular las alianzas internacionales de EE UU y lanzar un desafío al vecino del sur, México.

Trump, que ha prometido construir un muro en la frontera con México y prohibir la entrada de musulmanes a EE UU, ha demostrado que un hombre prácticamente solo, contra todo y contra todos, y sin depender de donantes multimillonarios, es capaz de llegar a la sala de mandos del poder mundial. A partir del 20 de enero.

Ha derrotado a los Clinton, la familia más poderosa de la política estadounidense en las últimas tres décadas, si se exceptúa a otra familia, los republicanos Bush, que también se oponían a él. Se enfrentó al aparato de su propio partido, a los medios de comunicación, a Wall Street, a las grandes capitales europeas y latinoamericanas y a las organizaciones internacionales como la OTAN.

Trump prometió en campaña:

  • Construir un muro en la frontera sur.
  • Terminar con las acciones ejecutivas con las que el presidente Obama protegió a una parte de los indocumentados.
  • Acabar con las ciudades santuario.
  • Triplicar el número de agentes de inmigración.

Los Latinos se encuentran invadidos por el miedo, la incertidumbre y la preocupación, temen que convierta en realidad sus amenazas de deportaciones.

En Estados Unidos viven cerca de 55,3 millones de latinos, de los cuales unos 11 millones permanecen ilegalmente.

Algunos Méxicanos que viven legalmente en USA dicen: “Es injusto que los ilegales vengan aquí y que les sirvan todo gratis”,  “Nosotros trabajamos muy duro y pagamos impuestos”.

Pero quienes serán las primeras personas que tendrían que volver a su país de origen.

Trump dio a conocer un plan migratorio con los siguientes puntos:

  • Su prioridad sería la deportación de dos millones de indocumentados con antecedentes criminales
  • Más otros cuatro millones que violaron los términos de sus visas.

De los otros cinco millones de indocumentados que restan dijo que deberán salir del país y gestionar una visa en el consulado estadounidense para poder regresar.

Sin embargo, la salida de estos cinco millones de extranjeros sin papeles se convertirá en un serio problema.

Primero, porque la ley de inmigración castiga hasta con 10 años sin poder volver a los indocumentados que pongan un pie fuera. Y segundo, porque advierte que la permanencia no autorizada en Estados Unidos les deniega la posibilidad posterior de solicitar una visa en su país de origen, a diferencia de lo afirmado por Trump en campaña.

Trump no ha explicado si le pedirá al Congreso que reforme la ley para cambiar estos dos puntos y hacer posible una reentrada legal.

Loading...
loading...

Comentarios